spot_img

Smartwings realiza el primer aterrizaje de un Boeing 737 MAX en la Antártida

La aerolínea checa Smartwings realizó el primer aterrizaje de un avión Boeing 737 MAX 8 en la Antártida el 26 de enero 2022. La aeronave corresponde al MAX 8 matricula OK-SWB, el cual fue entregado a Smartwings en marzo del 2018.

El vuelo fue contratado por Aircontact para llevar a los miembros del Instituto Polar Noruego a la Estación de Investigación “Troll” ubicada a 235 kilómetros de la costa en la parte este de la Costa Princesa Martha, en la Tierra de la Reina Maud, Antártida.   Esta Estación está dirigida por el Instituto Polar Noruego y se dedica al monitoreo ambiental y climático, la investigación científica y el mapeo.

El Boeing 737 MAX despegó de Oslo, Noruega, con destino a Ciudad del Cabo, Sudáfrica (con escala en N’Djamena, Chad). Desde Ciudad del Cabo, el avión continuó hacia la Antártida.

La distancia total del vuelo entre Oslo – N’Djamena – Cuidad del Cabo – Antártica fue de 15.680 kilómetros, los que fueron recorridos en poco más de 6 horas (de vuelo).

La pista en la Estación de Investigación “Troll” es de 3.000 metros de largo y a una altitud de 1232 metros (4042 pies).  Está construida sobre un glaciar cubierta de hielo, el cual fue preparado específicamente incluyendo la verificación de la acción de frenado por el Instituto Polar Noruego antes de la operación para permitir el despegue y el aterrizaje de acuerdo con las regulaciones y los estándares del fabricante de aeronaves manteniendo todos los márgenes de seguridad.

El 737 MAX permaneció en la Antártida durante 2 horas, antes de partir de nuevo hacia Oslo vía Ciudad del Cabo. La tripulación de la aeronave Smartwings recibió informes meteorológicos continuos y actualizaciones sobre la operatividad del aeropuerto durante el vuelo a través de enlace de datos y comunicación telefónica satelital.

La tripulación constaba de 3 capitanes experimentados: Tomáš Nevole, Jan Šťastný y Lubomír Malík. “Es necesario prepararse a fondo para tal vuelo. Los preparativos llevaron muchos meses, y el vuelo y el aterrizaje transcurrieron sin problemas”, dice el capitán y director de vuelo de Smartwings, Tomáš Nevole. Los capitanes tuvieron que someterse a un entrenamiento especial para familiarizarse con el área y la pista de aterrizaje. A demás, todos los miembros de la tripulación realizaron un entrenamiento de supervivencia en el Ártico. La aeronave estaba equipada con kits de supervivencia Polar que incluían ropa polar para la tripulación y, además, se llevaban a bordo algunos repuestos críticos.

Otro vuelo similar está previsto para finales de febrero.

Imágenes: Smartwings.

Síguenos en redes sociales

SeguidoresSeguir
SeguidoresSeguir
SuscriptoresSuscribirte

Suscríbete

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
es_ESSpanish